Mujer preocupada

Actuar, una estrategia para el manejo de la ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado emocional displacentero caracterizado por sentimientos de tensión, aprensión, miedo y preocupación, que generalmente incluye la activación del sistema nervioso autónomo, llevando a que experimentemos síntomas físicos como taquicardia, sudoración, agitación motora, entre otros (Sarason, Sarason & Pierce, 1990).

Mecanismos para afrontar la ansiedad

Para afrontar la ansiedad, existen diversas herramientas que podemos aplicar en nuestra cotidianidad. Las más conocidas son las prácticas de relajación y los ejercicios de respiración. También, se ha popularizado en los últimos años, el uso de ejercicios basados en la atención plena o mindfulness que tiene por objetivo ayudarnos a mantenernos en el presente.

Algunas estrategias menos populares incluyen la identificación y reemplazo de pensamientos con contenido ansioso y el manejo de las conductas de evitación. Estas últimas han sido de interés para explicar el origen y mantenimiento de la ansiedad y la depresión.

De acuerdo con Hopko, Robertson y Lejuez (2006) ambos trastornos harían parte de un síndrome de afecto negativo que inicia como una respuesta maladaptativa al estrés y que se sostienen en el tiempo debido a un patrón de evitación.

Evitación y ansiedad

Básicamente, lo que ocurre es que cuando estamos ante una situación estresante en lugar de actuar directamente para solucionar el problema, lo que hacemos es evadirlo para disminuir el malestar asociado con este.

Dicha estrategia es efectiva solo en el corto plazo, pues en efecto aminora la incomodidad, pero en el largo plazo, causa no sólo que el problema probablemente empeore, sino que además disminuye nuestra percepción de eficacia personal; aquella que nos permite afrontar las dificultades que se nos presentan en la vida.

Esta pérdida de eficacia personal parece ser el origen común de la ansiedad y la depresión. Una de las formas más efectivas para la prevención y el tratamiento de la ansiedad es disminuir las respuestas de evitación y reemplazarlas por estrategias basadas en la acción. Preferiblemente aquellas que permitan solucionar directamente las situaciones estresantes.

Referencias

  • Hopko, D., Robertson, S., & Lejuez, C. (2006). Behavioral Activation for anxiety disorders. The Behavior Analyst Today, 7(2), 212-232.
  • Sarason, I. G., Sarason, B. R., & Pierce, G. R. (1990). Anxiety, cognitive interference, and performance. Journal of Social Behavior & Personality, 5(2), 1–18

Los comentarios están cerrados.