mother-little-son-sitting-windowsill

Leer con los bebés

«Sonríes por primera vez en tu vida.

Y los demás te devuelven la sonrisa.»

100 años lo que la vida te enseña

Leer a los bebés es necesario, aunque parezca que no comprenden lo que decimos. El contacto con el lenguaje es un gran estímulo para el desarrollo del pensamiento infantil, y tiene además el inmenso valor emocional de producir un espacio de cercanía e intimidad.

En su texto cuando mi padre me leía el gran escritor Maurice Sendak reflexiona sobre la manera en que la lectura paterna se convirtió en una experiencia que marcó su vida. Allí defiende el poder de la lectura inicial, ese momento de plácida cercanía, en que el niño escucha la voz de su padre o madre, mientras se encuentra envuelto por el cuerpo protector de quien es la persona más importante para él. Surge entonces una conexión sensorial perdurable y protectora.

Entre los tres y los cinco meses de gestación, el niño empieza a ser capaz de relacionarse con el ambiente sonoro que lo rodea. ¿Qué significarán en su mundo todos aquellos sonidos? ¿de qué manera experimentará esa increíble diversidad de estímulos hasta entonces desconocidos? En medio de ese caos que fácilmente podemos intuir, está la voz de la madre, el bebé la reconoce, puede aferrarse a ella, y desde allí se va abriendo a otras voces, y construyendo la suya propia. Ese contacto progresivamente va ayudándole a construir un orden, empieza a comprender lo que pasa a su alrededor e incluso a anticiparlo.

Ingresar al mundo de las palabras

Por eso, cuando le hablamos a los bebés, les cantamos arrullos, leemos para ellos, etc., estamos animándolos a entrar al mundo de las palabras, ayudándoles a descubrir su ritmo, su musicalidad, enseñándoles las cosas que pueden hacerse con el lenguaje y, en el largo plazo, permitiéndoles apropiarse de la herramienta con la que lograrán comunicarse y comprender el mundo que les rodea. Enriquecer este sustrato es clave para que todas las demás lecturas puedan germinar, para que la conciencia infantil se ponga en movimiento y se afirme.

Al leer con el bebé, impulsamos el descubrimiento del lenguaje y sus posibilidades; establecemos contacto no solo a través de lo que significan las palabras, sino también desde su entonación, su ritmo y todo ese conjunto de ideas y emociones que la voz transmite y propicia. Por esta vía quizá también entreguemos a nuestros hijos otro incomparable regalo, una memoria que los acompañe toda la vida y les permita mirar el pasado y decir nostálgicamente, como Sendak, “Cuando mi padre me leía, yo me recostaba sobre él y me volvía parte de su pecho o de sus brazos”

Algunas recomendaciones:

  • Aprovecha todas las ocasiones posibles para poner al niño en contacto con el lenguaje, en cualquiera de sus formas, recuerda que ese factor es clave para su desarrollo emocional y cognitivo.
  • Poner libros a disposición de los niños desde edades tempranas produce en ellos una familiaridad con el objeto, y les ayuda a descubrir algunas claves de su funcionamiento que pueden parecer obvias, por ejemplo, el sentido en que avanzan las páginas, de principio a fin.
  • Prestemos atención a las respuestas del bebé, animar su pensamiento es algo que podemos hacer cuando le permitimos asignar sentidos a las imágenes o las palabras que descubre.
  • Si el niño disfruta de un libro o una historia, es probable que quiera oírla una y otra vez, permitámosle disfrutar del placer que eso le proporciona.
  • Promovamos el juego con las estructuras del lenguaje y evitemos simplificar las historias que consideramos muy complejas para el niño. Además de contar una historia, los libros transmiten una experiencia estética, sus repeticiones, juegos de palabras, etc., están allí para provocar y movilizar la imaginación y las emociones del lector.
  • Explora materiales para compartir con tu bebé. Quizá recuerdes alguna canción o cuento que disfrutabas en la infancia, ese puede ser un buen punto de partida.
  • Visita tu biblioteca pública municipal más cercana, allí encontrarás una excelente selección de materiales de lectura para niños. También puedes explorar sitios como Maguaré que brindan acceso a contenidos adecuados para compartir con bebés.
  • Organiza tu propia biblioteca, al hacerlo estas asignando un papel relevante al libro en la vida cotidiana.

Créditos de la imagen

People photo created by prostooleh – www.freepik.com

Baby vector created by freepik – www.freepik.com

Contacto

Si tiene un comentario que hacer sobre el contenido de esta entrada, por favor escriba al correo mediacion@veloxpsicologia.com, sus opiniones son muy importantes para nosotros.

Los comentarios están cerrados.